Algunas ideas sobre el proceso electoral… y para después

Como todos sabemos ¡estamos en periodo preelectoral! Antes de que comience (sic) la campaña para solicitar el voto, quiero compartir con vosotros algunas ideas, por si acaso fueran adecuadas.

Creo que aprobar una campaña electoral de 5 días ha sido una desconsideración hacia la comunidad universitaria, ya que la actual normativa permite que se pueda realizar «hasta en 15» y no existe ningún impedimento para haber aprobado una campaña más duradera. Así lo expresé, sin mucho éxito, todo hay que decirlo, en el Consejo de Gobierno. Y si es una equivocación flagrante, mucho más lo es en una universidad con tantos campus como la nuestra. Me parece que faltamos así al respeto a profesores (del sector A y del sector B), estudiantes y personal de administración y servicios, y a los meritados campus. Es imposible que cualquier candidato pueda reunirse con la comunidad universitaria para presentar con calma su proyecto. Y aún lo es más si la comunidad universitaria lo quiere debatir y mejorar, que de eso se trata. Propongo una reforma del Reglamento electoral que obligue a que las campañas electorales al menos duren 10 días.

Insistiendo en la idea de que el candidato debe dar a conocer sus ideas a la comunidad de la Universidad Rey Juan Carlos, de alejarnos de discutir sobre personas y no sobre proyectos, creo que la normativa habría de recoger la obligatoriedad de que, al menos, se celebrasen  dos debates abiertos entre los diferentes candidatos.

Pero no todo se puede solucionar con cambios normativos. También hay que hablar de compromisos éticos. Defiendo que cada candidato debería firmar un «contrato» con la comunidad universitaria, en aras de la transparencia y del buen gobierno. Lanzo para su discusión, al menos los siguientes compromisos, muchos de ellos también incorporables a la normativa universitaria:

Publicación en el Portal de Transparencia del listado de todos los cargos académicos.

Publicación, igualmente, de los complementos económicos que corresponden a los mismos. Y todo ello de una manera que todos los que componemos  la Universidad Rey Juan Carlos podamos entenderlo. Por ejemplo, el cargo de Rector conlleva el cobro de «x»; el de Vicerrector, de «y» …

– Renuncia de los cargos académicos al incremento de cualquier tipo de docencia no oficial en la propia Universidad Rey Juan Carlos, con excepciones tasadas y compatibilidades muy restringidas. En cualquier caso, todos los cargos académicos deben indicar en cuántos títulos propios, por ejemplo, imparten clase, cuántos dirigen… y cuánto dinero cobran de la Universidad.

– Como no, siempre que así se solicite, todos los cargos académicos y de gestión deben aceptar la invitación a comparecer ante las Comisiones correspondientes de la Asamblea de Madrid, del Congreso de los Diputados o del Senado. Estas Cámaras representan a la sociedad a la que servimos, no lo olvidemos.

Estoy seguro que todos estamos de acuerdo con estas cuestiones. Estoy seguro que cualquiera de los candidatos las defenderán y se comprometerán para su pronta y necesaria implementación.

¿Has visto el nuevo post del blog?

Ante un nuevo paso de las musas al teatro

CERRAR
Mejora la URJC